domingo, 4 de diciembre de 2016

“Sueños y visiones del rey Ricardo III la noche que precedió a la infausta batalla de Bosworth,” en el Teatro Español de Madrid




 Juan Diego en "Ricardo III" de Shakespeare


Julia Sáez-Angulo

            Conmemorar el IV centenario del Shakespeare –al tiempo que Cervantes- exige una buena puesta en escena de su obra. Esto es lo que se ha hecho en el Teatro español de Madrid con su Ricardo III, uno de los grandes arquetipos de la dramaturgia shakesperiana.

            Adaptar los clásicos al hombre y el espectador de hoy es un reto y un riesgo, que no siempre funciona o se acierta. Los mismos espectadores vamos en guardia, porque creemos en la fuerza del texto por sí sola, como para no necesita que un adaptador o director nos manipulen la obra original.

            Los adaptadores y directores aciertan unas veces y no otras. En este Ricardo III han calado en la esencia y por ello convencen. Ya de entrada los responsables se cuestionaban  el hecho.

      Juan Diego ha bordado el papel de su vida.



Entre la razón y el desvarío

            Carlos Martín, director de la obra se pregunta: “¿Es posible encontrar la emoción sanadora, allí donde residen las palabras más dolorosas y terribles? ¿Nos sentimos transportados, fascinados, al contemplar la devastación total? ¿Qué  hay allí, en la frontera entre la razón y el desvarío? ¿A qué  desoladas playas del misterio nos arroja? ¿Por  qué  el dolor está tan cargado de hermosas palabras? ¿Es posible que, en lo más profundo de la tragedia, allí donde el ser humano ha sido arrastrado por el caos, el miedo, la angustia, la turbación máxima, sople una brisa depurativa y se escuche una catártica y embriagadora letanía de mujeres bañadas en duelo? ¿Queda algo tras la destrucción brutal, tras el paso del más feroz huracán emocional? ¿Es posible encontrar respuesta allí, donde algo se rompió en nuestras entrañas, allí, donde habita la enfermedad, el más desgarrador trauma, la deformación? ¿Es posible encontrar allí, un momento de conciencia total y definitiva?
Allá donde flotan los torturados espíritus, allá donde el ser humano se asoma al abismo más profundo, roto, desesperado de amor, de madre y de patria, ¿es posible? ¿Es posible que allá, justo antes de la  batalla, encuentres algo que por fin te libere? ¿Es posible, Ricardo?”
 Actualización de los clásicos
            José Sanchís Sinisterra, por su parte dice: La operación dramatúrgica que llamamos actualización de los clásicos es tan necesaria como peligrosa. Hay que admitir que toda obra clásica tiene algo -o mucho- de enigma indescifrable, y es necesario intervenir en ella para volverla accesible al espectador actual. Pero tal intervención está plagada de peligros”.
Estos Sueños y visiones del rey Ricardo III la noche que precedió a la infausta batalla de Bosworth, ya desde la misma impertinencia del título, pretenden afrontar el problema de la actualización de los clásicos desde una perspectiva a la vez modesta y ambiciosa.
Alterando notablemente la estructura de Ricardo III, organizando sus escenas, personajes e interacciones según otros principios compositivos, concentrando espacios, tiempos, diálogos y situaciones en torno a un nuevo centro dramatúrgico -la escena tercera del quinto acto-, recurriendo a procedimientos y convenciones más o menos frecuentes en la escena contemporánea, la presente (per)versión de la tragedia shakespeariana propone, más que una reflexión sobre la ambición humana, una interrogación sobre eso que llamamos conciencia, ese espejo interior, tan a menudo turbio, en cuyo azogue se reflejan y refractan los actos que nos definen ante el mundo y ante nosotros mismos”.

 Ficha artística

Dirección y versión escénica
Carlos Martín
Reparto
(Por orden de intervención)
Ricardo III Juan Diego
Norfolk Juan Carlos Sánchez
Catesby Jorge Muñoz
Clarence / Lord Mayor José Hervás
Lady Ana Lara Grube
Isabel Ana Torrent
Lord Rivers / Richmond Anibal Soto
Lord Dorset Oscar Nieto
Buckingham Carlos Álvarez-Nóvoa
Lord Stanley/ Hastings / Rey Eduardo IV José Luis Santos
Margarita Asunción Balaguer
Duquesa De York Terele Pávez
Ficha artística
Escenografía Dino Ibáñez / Miquel Angel Llonovoy
Audiovisuales David Bernués
Iluminación Pedro Yagüe / José Manuel Guerra
Vestuario Ana Rodrigo
Composición y espacio sonoro Miguel Magdalena
Ayudante de dirección / figuración Hugo Nieto
Ayudante de escenografía Nicolás Bueno
Ayudante de vestuario Beatriz Robledo
Espectro grabación: Diego Olivares
Fotos y cartel Sergio Parra
Información general
Fecha
Del 6 de noviembre al 28 de diciembre de 2014
Sala
Teatro Español - Sala Principal
Dirección
Plaza Santa Ana. Calle Príncipe 25
Horario
De martes a sábados 20h. Domingos, 19h.

Entradas de 5 a 22 €. Martes, miércoles y jueves 25% dto


“Arte y Poder”, conferencia de Julia Sáez-Angulo en el Museo Adolfo Suarez y la Transición en Cebreros




Museo Adolfo Suárez


L. M. A.

            (Esta conferencia fue pronunciada de modo resumido por Julia Sáez-Angulo, licenciada en Derecho y crítica de arte, en el Museo Adolfo Suárez y la Transición, el 1 de diciembre de 2016, con motivo de la exposición  de arte “Constitución y libertad”, comisariada por Julio Mendoza)
-->

            El poder está en la Constitución, Carta magna, Ley de leyes, y que se reparte en tres estamentos: Parlamento, Ejecutivo y Jueces, según la clásica división señalada por Montesquieu en su observación de la Carta Magna de Inglaterra. Una Constitución aprobada es un pacto social que se dan los ciudadanos para regirse por él, un “contrato social” al decir de Rousseau, para evitar la temida máxima de Hobbes Homo homini lupus:  el hombre es un lobo para el hombre. En suma, es el Derecho, la Ley de Leyes, para atenernos a ella y evitar que la selva devore a los ciudadanos.

            Hay quien dice que el verdadero poder está siempre oculto. El poder político es la pantalla pública, pero los poderes fácticos están detrás y presionan cuando lo estiman necesario para sus intereses. ¿Quiénes son estos poderes fácticos, que no tienen por qué ser negativos?: las finanzas, las multinacionales, los empresarios y los sindicatos, los cárteles del petróleo… todos ellos como creadores de riqueza. También el Ejército, las religiones, las logias y sus filosofías o creencias que actúan como religiones dogmáticas… los lobies que surgen en cada país, como los árabes, judíos, los productores de petróleo y demás, que se dan por ejemplo en los Estados Unidos. Lobbies que han de estar registrados ante las Cámaras para que se conozcan y se dialogue con ellos para mejor conocer sus posiciones. Es bueno que se conozcan los grupos de presión para poder dialogar con ellos desde el poder, sin que signifique atenerse a los mismos.

            También los partidos políticos pueden ejercer una partitocracia o poder al margen de lo ciudadanos, si los olvidan de una u otra forma, una vez obtenidos sus escaños como simples empleos y no como servicio público, cuando una vez adquirido el poder democráticamente, se creen casi dueños de horca y cuchillo sobre los ciudadanos para adoctrinarlos e imponer sus filosofías, creencias o simplemente lo políticamente correcto que no es más que lo coyuntural que esconde intereses o causas para querer manipular la educación y la vida sin dejar ámbito posible de pluralismo. Algo sumamente peligroso.

            Los poderes necesitan contrapesos importantes. Esto está bien para que el poder político no se crea omnipotente y omnímodo. Un presidente como el de Estados Unidos no ha cerrado Guantánamo, porque no ha podido o no ha querido, debido quizás a un ejercicio de responsabilidad. No lo ha explicado. Los contrapesos al poder son importantes. En el Brexit, un primer ministro arriesgó por un porcentaje ínfimo, algo inconveniente para Gran Bretaña y supuso cierta deslealtad a Europa. Las grandes decisiones deben tomarse con amplios porcentajes y no por simples mayorías coyunturales y puntuales.

            Conviene también advertir del peligro de caer en la «paranoia frente a los poderes que nos controlan, nos manipulan y dirigen nuestra vida», aunque al mismo tiempo haya que estar atentos con sentido crítico. No olvidemos que los medios informativos se reparten por ideologías. Basta leer o escuchar los editoriales de algunos medios. Hay que crear mecanismos de «control de esos controles» para no devenir en sociedad paranoica. «La desconfianza puede engendrar lucidez, pero también crueldad», señala la escritora Clara Sánchez.

            La renovación de políticos cada cuatro años tiene virtudes saludables, profilácticas. Todavía nos falta poner fin constitucionalmente a un mismo presidente cada dos legislaturas seguidas, como tienen otras Constituciones; no en la nuestra de 1978. Por otro lado el cortoplacismo de las democracias, es también un riesgo, por cuanto los políticos que toman los cargos como empleos o lugar de interés y no como servicio público, sólo procurar el objetivo de reelegirse y no precisamente alcanzar el bien común conveniente.

            El poder político, que consagra la Constitución Española de 1978 en la división de los tres poderes, siguiendo las indicaciones filosóficas y jurídicas de Montesquieu, ha de vigilarse para que no se corrompa en el ejercicio de la democracia o en la partitocracia. La crítica periodística denuncia constantemente la pata coja del poder judicial en España, porque los jueces de los organismos institucionales están nombrados o más bien repartidos entre los grupos políticos. Ningún partido gobernante hasta hoy ha subsanado esta situación.

            En Estados Unidos también se nombran los magistrados del Tribunal Supremo, si bien una vez nombrado un juez, no puede ser revocado. Las elecciones del 2016 fueron claves para determinar qué tipo de magistrado ocupaba la vacante del Tribunal Supremo de los Estados unidos.

 Gran Carro triunfal de Maximiliano I (fragmento), por Durero. Biblioteca Nacional de España

Arte como patrimonio histórico y propaganda

            Respecto al Arte conviene recordar que las Artes Visuales -pintura, escultura, instalación, video, cine- son lenguajes poderosos. Son comunicación y estética, son pensamiento condensado en una expresión plástica a base de pigmentos u otros materiales.

            El arte ha estado históricamente muy cerca del poder porque éste era el que podía financiarlo con sus encargos. Muchos  encargos han devenido obra maestra por su excelencia. Ahí están los casos de Miguel Ángel para el papado, Tiziano para Carlos V o Velázquez para Felipe IV.

            El arte ha contribuido a subrayar la grandeza del poder y también su propaganda. Esto lo aprendien muy pronto los monarcas y gobernantes. El emperador Maximiliano de Austria, el abuelo de nuestro Carlos V, supo utilizar como nadie el arte para dar magnificencia a su imagen. El grabado con el Gran Carro Triunfal de  de Maximiliano I (1512), xilografía encargada a Albert Durero, que se encuentra en la Biblioteca Nacional, es un ejemplo de la suntuosidad y magnificencia que el artista le presta al Emperador para mostrar la grandeza del poder imperial.

            En muchos casos, el gran legado del poder está en el arte. El historiador Ricardo de la Cierva dijo que “la Monarquía española podría justificarse simplemente por el Museo del Prado”. Felipe IV y Caros IV no fueron monarcas especialmente brillantes en lo político, pero dejaron en la Corona obras de arte o un trabajo especial de patrimonio histórico artístico, como lo han puesto de manifiesto las exposiciones que han tenido lugar en Palacio Real. Esas obras están hoy a disposición de los ciudadanos en sus museos correspondientes. Patrimonio Nacional sigue adquiriendo obras de arte y con ellas ha llevado a cabo dos grandes exposiciones.

            Los presidentes que llegan al palacio de la Moncloa se encargan de cambiar la pintura que tienen en sus estancias, porque esta les va a definir ante los medios de comunicación, sobre todo audiovisuales. Los autores y su cotización marcan la diferencia.

            Los ministerios no suelen comprar obra artística, pero sí tienen presupuesto para encargar un retrato a los pintores, que el ministro cesado elige. En el parlamento de Andorra basta con una fotografía de sus copríncipes.

            Cada régimen político suele ir acompañado de su iconografía, de su estética, incluso suele influir o intervenir en ella. La Unión Soviética ha sido el parangón más visible de lo que estoy diciendo. El Partido Comunista soviético obligó a practicar el realismo socialista en contra del nuevo arte de las vanguardias ya iniciado a primeros del XX, con el pretexto de que lo entendiera el pueblo. Más bien fue una intervención que cortó las libertades de los artistas y un control claro del mensaje del arte.

            El arte es, ha de ser, por encima de todo libertad, porque como ya se ha dicho es lenguaje, comunicación y estética. El arte ha de fluir libre como el aire que se respira. Solo así los artistas podrán expresar lo mejor de sí mismos y su pensamiento indiferente, laudatorio o crítico sobre el poder.

-->     Los artistas también necesitan del apoyo del poder con políticas de apoyo convenientes: espacios libres y gratuitos para exponer , propuestas de docencia y adquisición de obras. Sin pedir dinero de alquiler o cuadro a cambio. Otra cosa es que los artistas cedan obra libremente a las instituciones generosas. No se puede llamar política cultural si a los artistas plásticos se les pide una contribución, algo que no se hace con cantantes o músicos.

            Todo arte es político en el sentido de que afecta a la polis, al ciudadano, incluido por ejemplo el célebre cuadro de Matisse “Lujo, calma y voluptuosidad” de 1905, que es la plasmación clara de esa alegría de vivir que tenía Europa occidental, con la que se iba a terminar en dos terribles contiendas europeas, mundiales. El título está tomado de unos versos de Baudelaire : "Allí todo es orden y belleza/ lujo, calma y voluptuosidad". Se relacionaba con la serie de bañistas de Cezanne  en el concepto formal y con la moda del mito arcádico en cuanto al tema. Esa Arcadia feliz, donde los pastores, integrados en la naturaleza, dedican las horas muertas a la danza, la música y las justas poéticas, había sido recuperada por el Renacimiento y mantenida por el clasicismo francés. Todo terminó con la guerra.

            Los artistas que exponen hoy en el Museo Adolfo Suárez muestran su libertad e inclinación al plantear su concepto y su estética. Unos se han ido a la iconografía de las banderas, en la mejor tradición de Jaspers Jones, otros se manifiestan en la abstracción, otros en la figuración… Nadie les ha puesto cotos o frenos. Todas las obras tienen su concepto, intencionalidad y estética. Ahí están para que las contemplemos. FIN
Julia Sáez-Angulo en la conferencia