jueves, 9 de octubre de 2014

El Museum Jorge Rando reúne a pintores para presentar la apertura del taller






L.M.A.

El maestro Jorge Rando se ha reunido con los pintores interesados en participar de esta iniciativa que inunda de olor a pintura el museo, un taller para aquellos que no dispongan de espacio, con lienzos, pintura, caballetes y todo el material necesario pero, sobre todo,  un lugar de encuentro.

Bienvenidos y gracias por asistir. Queremos que todos os encontréis como en casa, porque este museo cuenta con vosotros, los artistas, comenzó Jorge Rando dirigiéndose a los pintores que, sentados en corro en el patio y bajo la copa del mandarino centenario, le escuchaban. No es una academia en la que se enseña a pintar, es un lugar para bucear en la corriente expresionista. 

Esta reunión es la presentación previa a la inauguración del taller. Con la única premisa de tener inquietud por la poética expresionista, el Museo abre sus talleres. La Fundación Jorge Rando facilitará la pintura, los pinceles, los lienzos, la trementina y todo lo necesario para poder trabajar. Se abren las puertas a un punto de encuentro para hablar, debatir, compartir, en definitiva, para reunirse; una práctica habitual en los Círculos de las Artes pero que hoy, como apuntaba uno de los asistentes, ha sido condenada a desaparecer por el imperante individualismo.

El taller estará abierto en la misma franja horaria del museo de 10:00 a 20:00 h., pero sin horarios impuestos porque un pintor ha de tener total libertad para pintar no se pueden estipular las horas, aseguraba el maestro, que se ofrecía para todo aquello que pudiesen necesitar, así mismo mantendrá reuniones individuales con cada uno para conocer su obra, sus inquietudes artísticas y compartir un rato de charla.
 
Una tarde de presentaciones que fue extendiéndose hasta convertirse en una tertulia sobre el Expresionismo, el Arte, la pintura, la cultura o la libertad de creación. El Museo ofrece el espacio e incluso los materiales para todos los artistas que deseen utilizar nuestros talleres. La semilla está sembrada ahora son ellos, los pintores, los que tienen la oportunidad de hacer de esta iniciativa una realidad. 

Este espacio se comunica con una sala destinada a los más pequeños, desde el Departamento de Educación del Museo se considera que si pueden contactar con artistas pintando en sus caballetes, oler la pintura, preguntarles, puede incentivarse la inquietud artística y el interés por el Arte, desde la edad más temprana. 

Todos los visitantes del museo podrán acercarse al taller durante su recorrido, de manera que puedan hablar directamente con los artistas, ver sus obras y compartir un momento personal con el pintor y su universo creador.