sábado, 31 de mayo de 2014

EMILIO LLEDÓ: “EN EL MUNDO DE LA REALIDAD, ESTAMOS; EN EL MUNDO DE LOS LIBROS, DEL LENGUAJE, SOMOS”




L.M.A.

“Rodeados de las hojas de los libros, parece como si hubiera venido otra nueva primavera a El Retiro. Las páginas que duermen en estas casetas, que esperan  a nuestros ojos para florecer, nos enseñan, entre otras cosas que hay dos mundos. En el mundo de la realidad, estamos; pero en el mundo de los libros, del lenguaje, somos”. Estas fueron las primeras palabras que el filósofo Emilio Lledó pronunció hoy, a las 12 del mediodía, ante el Micro de la Feria. El filósofo subrayó, con una inflexión de su voz, que “la lectura, en el surco del tiempo, nos arranca de ese originario silencio y monotonía de cada existir”.  Por eso mismo, afirmó, debemos gratitud a los autores que nos ofrecen con su escritura “la esperanza, la felicidad y, sobre todo, la libertad de pensar”. “Este es –añadió el profesor Emilio Lledó– el inmenso regalo que está en los libros, y que en el acto de leer, de deletrear el mundo, nos abre el maravilloso don de una inagotable compañía en la que aprendemos la amistad de las palabras. Y esa otra mirada: la de los libros, que, a su vez, nos miran, y que son ya un reflejo de todas las vidas que nos acompañan y nos liberan, para siempre, de la soledad”.

Un día en la Feria: Sierra i Fabra y Jesús Carrasco

Las casetas de la Feria del Libro de Madrid no habían subido todavía esta mañana sus persianas cuando se comenzaban a formar las primeras colas de lectores que, cargados de paciencia e ilusión, esperaban para conseguir la firma de sus autores preferidos. La fidelidad de los lectores es correspondida por los escritores. Así, por ejemplo, Jordi Sierra i Fabra no falta a esta cita desde el año 1981: “Son 33 años viniendo a la Feria, puntualmente, sin faltar ni uno solo. Siempre lo hago el primer fin de semana. Luego, viene el verano y me encierro en la montaña a escribir”.  En uno de esos retiros que lo alejan del bullicio, concibió las historias que integran Trilogía de las Tierras. Un ejemplar de esta obra es el que sostenía hoy en sus manos una chica que miraba con verdadera devoción y agradecimiento a Sierra i Fabra; juntos se fotografían dentro de la caseta. “Conozco a esta joven –recuerda emocionado– desde que tenía, tal vez, unos seis o siete años. Me reencuentro con ella, como otros lectores, aquí, cada año”. 

A la solapa de la chaqueta del escritor va prendida una guitarra eléctrica, un pin que tal vez le recuerde sus primeras ferias, cuando firmaba “aquellos libros de música, de rock, que escribía entonces”. Luego, consagrado a la literatura infantil y juvenil, su público se amplió: “Algunos de los lectores de aquellos libros han regresado a esta Feria con sus hijos, con el tiempo, incluso con sus nietos. ¡Ya voy por la tercera generación de lectores!”. Y concluye, sonriendo travieso, pero también admirado por la constancia del cariño recibido en tantos años: “Esto solo quiere decir que soy viejo, pero que todavía estoy aquí”.

Jesús Carrasco también atendió hoy a quienes llegaban, después de leer Intemperie, buscando su firma, preguntando por cuándo publicará su próxima novela o si sentía presión tras el éxito conseguido. “La Feria es una cita muy agradable y siento una enorme satisfacción al recibir a lectores a los que les ha gustado mi obra. Me parece algo insólito. Aunque firmase cientos de ejemplares, que no es el caso, sentiría que continúa siendo realmente extraordinario”.  Y no, no siente presión y, menos que ninguna, la del tiempo: su próxima novela se hará esperar y así se lo ha confiado a quienes le preguntaban hoy en El Retiro. 

Madrid refuerza el transporte público para llegar al parque

Para atender la afluencia de público al Parque de El Retiro durante los fines de semana que se celebra la Feria del Libro, algunas líneas del transporte público madrileño están siendo reforzadas. En concreto, el servicio de los autobuses de las líneas 19, 20, 26, 28, 52, 146, 152 y las circulares C1 y C2 se incrementará hasta un 23%. La línea 2 de Metro, a la que pertenece la estación de Retiro, también está preparada para atender la mayor demanda de estos días.

Ideas y razones sobre Cataluña y España

Quince años de investigación del profesor Adolfo Sotelo ha dado como resultado el volumen De Cataluña y España. Relaciones culturales y literarias (1868-1960), en el que catedrático de Literatura Española de la Universidad de Barcelona repasa las relaciones intelectuales de los escritores en un periodo en el que “en la literatura se discutía todo”: Narciso Oller, Giner de los Ríos, Joan Maragall, Pérez Galdós, Unamuno, Clarín, Joaquín Bartrina, José Yxart, Jaume Brossa, Pere Corominas, Josep Pla, Josep Pijoan, Eugeni d’Ors, Machado, Juan Ramón Jiménez, Alejandro Plana,  Benjamín Jarnés, Salvador de Madariaga, Menéndez Pelayo, Gaziel o Prat de la Riba tejen sus relaciones en castellano y catalán. Sotelo señaló como imprescindible comprender y hacer comprender las relaciones culturales entre España y una parte de España con una personalidad absolutamente diferenciada que es Cataluña. “Actualmente es un debate lleno de emoción pero exento de ideas”, precisó su presentador, el profesor Germán Gullón: “Pues bien,  este libro está lleno de ideas y razones”.

Dramaturgia en femenino

Francisco Gutiérrez Carbajo, responsable de la edición del libro Dramaturgas del siglo XXI editado por Cátedra, afirmó esta tarde  que  “algunas de las autoras incluidas en esta antología utilizan procedimientos más clásicos; otras, más transgresores; todas, las once, escriben con valentía”.  Porque valor es lo que se necesita, según afirmó Juana Escabias, para dedicarse al teatro: “Es durísimo, muy duro, sobre todo para las mujeres que todavía carecen de canales expresivos. Los premios y los estrenos en ciertos círculos parecen reservados de forma abrumadora para los hombres”. Otra de las dramaturgas que participó en la presentación de la obra, Carmen Resino, recordó los difíciles inicios de su carrera: “Empecé a escribir teatro en los años 60 y, descontando a Ana Diosdado, sentía que trabajaba en solitario, en un desierto. La Asociación de Dramaturgas, fundada en 1986, aunque tuvo una vida breve, sirvió de aldabonazo. Fue una llamada de atención que surtió efecto”.  Por su parte, Antonia Bueno subrayó la necesidad de continuar trabajando para visibilizar la dramaturgia femenina contemporánea.

Además

También han tenido su espacio entre las actividades de la Feria la presentación de Persiguiendo a Silvia y Encontrando a Silvia, de Elísabet Benavent, y el coloquio La dieta y el Mood Food, entre Miguel Ángel Almodóvar y la dietista Ekaterina Minimanova.

Alta Costura y Coches históricos en el Museo Automovilístico de Málaga, del coleccionista portugués Joao Magalhaes



Museo Atomovilístico de Málaga


Julia Sáez-Angulo

           
            Espectacular es el despliegue de moda y coches en el Museo Automovilístico de Málaga, propiedad del magnate portugués Joao Magalhaes, muestra conjunta  que permanecerá abierta hasta el próximo 30 de junio de 2014. Una colección de más de trescientos trajes y otros tantos sombreros de alta costura, pertenecientes en su mayoría a la familia del propietario, que constituyen todo un Museo del Traje en paralelo al del Automóvil. De la colección solo se exhibe una parte

            El recorrido de la exposición Trilogy nos sitúa un paralelismo de automóvil y modelo de diseñador: Mercedes y Chanel; Maserati y Valentino; Dolce y Gabbana/ Porche. Más de 60 piezas de alta costura y exclusivos vehículos que establecen la dualidad y relación a tres: diseñador, traje y vehículo:
Yves Saint Laurent/Jaguar, Dior/Ferrari, Lanvin/Bentley  o iconos españoles como Balenciaga e Hispano Suiza.





            Diseñadores y modistos de la época dorada de la moda en París, que la entendían como arte y estilo. Celebridades del siglo XX como el artista Andy Warhol, junto a estetas que veían el arte como algo sublime digno de alentar la vida. Junto a automóviles históricos o  customizados, soberbias piezas de Jacques Fath, Elsa Schiaparelli, Christian Dior, Givenchy, Lanvin, Poitou…

            Junto a los trajes de alta costura, vehículos que pertenecieron a celebridades de la nobleza, la política o el espectáculo, como el Jaguar de los Rolling Stones; el coche pequeño, el Dandy; el Luxury Estándar de alto standing; el Studebaker President, de Estados Unidos (1930); el Crownheads (1936); el Trasatlantic (1934); el Rolls Royce (1919) de Inglaterra; el Silverhand (1934) de Estados Unidos…

            Junto a los automóviles, un sinfín de objetos y alusiones a ese mundo de apasionados del motor y su historia, que harán las delicias de los visitantes. Un Museo Automovilístico de Málaga que ningún aficionado debe perderse.




            Los amantes de los coches perderán la cabeza de contento en este Museo Automovilístico de Málaga; los locos por la moda abrirán los ojos antes una colección de trajes que es una sucesión histórica de creatividad y buen gusto.  “Hay diversos museos del automóvil y de la moda, pero ninguno los expone conjuntamente como el Museo Automovilístico de Málaga” dice el propietario Joao Magalhaes, quien espera un trato mejor de las instituciones de la  ciudad.

           

            Es una pena que el Museo no lleve el nombre del coleccionista, un magnate portugués, que estuvo buscando ubicación de su valiosa colección y, después de ciertos intentos en Portugal o Mallorca, se estableció en el hermoso edificio de Tabacalera (1923) de la suave Málaga, donde se instalará también en 2016 una buena parte de la colección del Museo de Arte Ruso, con sede en San Petersburgo, justamente al lado del Museo Automóvilístico en el espacio de la antigua Tabacalera. Cerca del paseo marítimo.

            Málaga ciertamente ha apostado por ser una rica ciudad de museos. El pasado 29 de mayo, el alcalde inauguró el Museum Jorge Rando, especializado en el arte expresionista, que se suma a la rica nómina de museos como el Picasso, Carmen Thyssen y el Automovilístico.




Godofredo Chicharro coloca una corona de laurel en el Monumento de la calle Mayor de Madrid frente a Casa Ciriaco







Julia Sáez-Angulo




            Madrid es ciudad golpeada por el terrorismo y hay diversos monumentos que conmemoran a sus víctimas. El 31 de mayo de 1906 murieron numerosos madrileños cuando el terrorista Mateo Morral arrojó una bomba contra los Reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que regresaban a palacio real después de celebrar su matrimonio en la iglesia de los Jerónimos de Madrid.

            La bomba se lanzó desde la casa situada en la calle Mayor 84, donde se encuentra y encontraba el restaurante Casa Ciriaco, y por ello sus dueños siguen homenajeando a las víctimas cada año, colocando una corona de laurel con la bandera de España en el monumento del Ángel conmemorativo, situado en la misma calle, junto a la catedral castrense y el citado restaurante.

            Godofredo Chicharro, el dueño mayor de Casa Ciriaco, llevó la corona, que dos de sus camareros colocaron en lo alto de monumento, después de que el capellán castrense don Carlos Jesús Montes rezara un responso por las víctimas de aquel atentado. En el acto de 2014 estuvieron presentes, entre otros, don Francisco José Rodríguez Velasco, en representación de la Asociación de Amigos de la Capa; la historiadora constitucionalista doña María Soledad Santana Herrero y la abogada, doña Carmen Valero de la Vega y Espinosa.

            Se echó de menos a don Leandro de Borbón, hijo natural de Alfonso XIII, que por su enfermedad no pudo acudir al evento en esta ocasión, como solía hacer cada año. Godofredo Chicharro recordó al político don Ignacio Cavero, que no faltó a ninguna de las efemérides del 31 de mayo ante el monumento, cuando desempeñaba el cargo de Secretario del Consejo de Estado.


Coronel Fernando de Salas, Godofredo Chicharro y Carmen Valero de la Vega


Casa Ciriaco, un establecimiento de tradición

            Casa Ciriaco es un establecimiento tradicional de la restauración madrileña, que presume de seguir denominándose  “casa de comidas” y no restaurante. Situada en el número 84 de la calle Mayor, por su sede pasan habitualmente cabezas coronadas, nobles, políticos, toreros, actores y futbolistas.

            Son numerosas las fotografías de celebridades y famosos, las que cuelgan en sus paredes, siempre con el permiso y beneplácito de los representados, en muchas ocasiones son ellos los que llevan sus fotos a Casa Ciriaco para su exhibición. Son varias la fotografías de Doña María de las Mercedes de Borbón, madre del Rey,  que cuelgan en las paredes así como del príncipe de Asturias, del que además luce un espléndido retrato al humo del cotizado pintor alemán Markus Ohelen. 

      También figuran entre otros, el retrato de Annibale Vasile, corresponsal de la RAI en España durante diecisiete años y el embajador de Italia.

            “La discreción es la clave de este negocio; así lo enseñó con buen criterio Ramón Areces, fundador de El Corte Inglés”, explica Godofredo Chicharro, que recuerda con cariño a su hermano Ángel, fallecido en 2006, que fue también director del establecimiento.

            Amparo Moreno es la artista y alma de los fogones. Sobrina carnal del fundador, el tío Ciriaco,  sabe que en su establecimiento tienen fama la gallina en pepitoria, el rabo de toro, los callos, las perdices y la trucha escabechada, entre otras especialidades. Todo eso y más se hace en su cocina.

            Casa Ciriaco ha recibido numerosos galardones por su establecimiento y cocina clásica casera, así como por su respeto a las tradiciones madrileñas. La familia de Ciriaco es de origen palentino.









            

viernes, 30 de mayo de 2014

“Poemas y Poetas argentinos”, en edición de Noni Benegas, patrocinada por la Embajada Argentina en Madrid







Julia Sáez-Angulo

            Escritores argentinos que residen o han residido en España son los autores del libro Poemas y Poetas Argentinos, en edición de Noni Benegas, patrocinada por la Embajada Argentina en España y publicada por la editorial Huerga y Fierro. Todos los poetas han llevado a cabo un recital de su obra en la Casa de América en Madrid.

        Este evento fue una sesión más del Ciclo de Poetas argentinos; se va por el cuarto. Lo organiza y patrocina la Embajada de Argentina en España. 

El libro, que ha sido presentado en el espacio Función Lenguaje de Madrid por la poeta Noni Benegas y en medio de un recital de tres de los poetas : María Negroni, Lila Zemborain y Santiago Sylvester, comprende los nombres siguientes:
           
            Agustín Roca, Andrés Neuman, Daniel Freidemberg, Edgardo Dobry, Federico Gorbea, Graciala Cros, Jorge Alemán, Laura Gómez Palma, Leopoldo Castilla, Lila Zemborain, Luisa Futoranksk, Marcos-Ricardo Barnatán, María Navarro, María Negroni, Martín Micharvegas, Miguel Menassa, Noni Benegas, Ricardo Pochtar, Santiago Sylvester, Susana Cella, Viviana Paletta y Walter Cassara.

            “Buscar una impronta, digamos “argentina”, que permita reconocer un poema como tal a través de su lectura, no es fácil”, dice Noni Benegas. “Habría que oírlo, más bien, en la voz de su autor para logar detectar, gracias al acento  y la entonación, esa carta de ciudadanía”.

            “Neuman, -que es quizás el más bifronte de esta selección- opina que el poeta español tiene una referencia auditiva escrita o recitada. Mientras que el poeta argentino suele tener una referencia auditiva hablada o conversada”, añade Benegas.

            “De ahí la preponderancia del verso libre en esta poesía. Y el trabajo con los ritmos internos del poema, que dependen de cómo el autor pone el cuerpo en el poema. Es decir, el movimiento, el cimbrear de la palabra es la escritura, como una palmera que se arquea”, explica la editora. “Pues como dice Hugo Savino, que dice Henri Meschonnic: “el ritmo es lo que el cuerpo le hace al lenguaje”.

            Tras la presentación del libro, hubo un coloquio sobre los referentes de la poesía argentina en el que se citaron a Borges, Juan Gelman, Juan L. Ortiz, Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Girondo, etc. De Borges se alabó su apertura a la literatura internacional junto a la tradición argentina, al tiempo que se recordó la advertencia humorística de Gombrowicz: "maten a Borges".

            María Negroni subrayó su desconfianza de los géneros literarios, "propios del comercio y la Academia", para destacar que “toda buena literatura es poesía; después vienen los géneros”. En poesía, mas allá de los versos y las metáforas, importa la conciencia del lenguaje, sus limitaciones y desconfianza.

         



           


CÉSAR RENDUELES: “APOSTARÍA POR UN GOBIERNO DE LIBREROS, EDITORES, BIBLIOTECARIOS Y LECTORES”



El autor de Sociofobia dicta la conferencia inaugural de la 73ª Feria del Libro de Madrid


L.M.A. 


César Rendueles comenzó esta tarde su conferencia inaugural de la 73ª Feria del Libro de Madrid admitiendo la contradicción que pareciera entrañar que él, quien ha convertido la crítica a las tesis neoliberales en un asunto recurrente de su obra, se dispusiese a hacer una loa al mercado. La contradicción era aparente y el elogio resultó una afirmación anticapitalista que terminó apostando por un gobierno de los libreros que sustituyese al de “los profetas del nihilismo capitalista, los antisistema con trajes de Armani”.

El profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, aceptando la invitación del lema de la Feria a Deletrear el mundo, decidió subvertir el orden alfabético y comenzar por una de las letras finales, aquella con la que Georges Perec bautizó un remoto islote de apenas 15 km2 en Tierra de Fuego en su novela W o el recuerdo de la infancia. Para César Rendueles, aquella isla, organizada en torno al deporte y que fomentaba el afán de victoria y una competitividad feroz, constituye una parábola de nuestro propio mundo.  W era capaz de castigar, azotar, humillar, estigmatizar y hasta condenar a muerte a los perdedores: “Aquella sociedad de cuerpos atléticos escondía, como la nuestra, una pesadilla social”. Los vínculos que nos unen, añadió, son exactamente los mismos que en el trágico delirio social que describió Perec: aquellos que nacen del impulso exacerbado institucionalmente por “obtener ventaja de los demás, en el mercado de trabajo, inmobiliario, cultural o energético”.

Rendueles se opuso categóricamente a la idea neoliberal que pretende que la búsqueda de la ventaja y el libre mercado sea un impulso omnímodo en todas las sociedades y culturas: “Es una inmensa falsedad. Tal impulso –matizó– ha podido ser universal, y hasta tener efectos positivos en ciertos momentos, pero siempre con grandes límites, algo que pasaba unos pocos días y en unos pocos lugares. Eran momentos alegres, de encuentro, de celebración, como las ferias, como esta Feria del Libro. Hoy, sin embargo, el mercado es un lugar sucio, triste y ávido de sangre”. 

César Rendueles se negó a considerar la Feria del Libro de Madrid como la reliquia de un pasado extinto. Al mundo actual “convertido en un estadio deportivo como el de W, un ring de lucha libre donde siempre gana el mismo”, a la economía de hoy gobernada por los baremos bursátiles, opuso el deseo de una sociedad regida por otra economía. Y finalizó: “El marketing por encima de editores, libreros y bibliotecarios ha llevado al libro a la catástrofe. Propongo pensar al revés. Pensar en la Feria del Libro como modelo económico en vez del IBEX 35, en la Feria del Libro como modelo de la edición. Apostaría por echar a patadas a los antisistema con trajes de Armani. Querría cambiarlos por libreros, editores, bibliotecarios y lectores. Aspiramos a que nuestra economía se parezca más a una biblioteca o a una feria del libro que a la piratería somalí, a un casino o a un estadio de fútbol”.