lunes, 28 de septiembre de 2015

"Los Niños en la pintura de Jorge Rando", en su museo de Málaga

 El movimiento como poética de la infancia

Jorge Rando



L.M.A.

 El Museum Jorge Rando inaugura la exposición Los Niños en la pintura de Jorge Rando, hoy,  28 de septiembre al 30 de noviembre en la Sala 4 del museo. Por primera vez se expone una muestra de este ciclo donde el pintor recorre la poética de la infancia a través del movimiento.

 ‘Quiero pintar niños como un niño’, resume el artista sobre este ciclo en el que libera al trazo para centrar su fascinación en el movimiento. Libertad de la luz que se adentra en el lienzo sin analizar el enfoque, que irrumpe en la composición transversalmente con una estudiada autonomía.

 Fondos abstractos que aíslan la figura para interpretar, a través de la posición de las manos, del gesto ante el otro, de la actitud de aburrimiento de una niña ante la espera, del corretear de un grupo, de la manera de caminar de un niño o de la determinación en la fuerza con que aferra la mano de quien le acompaña, un relato de la infancia.

El gesto como narrador de niños que aún parados no son estáticos, siempre ese movimiento delator del interior, de la expresión intrínseca de la infancia per se, como existencia. Presenta el despertar, el vínculo de los niños con el movimiento, pequeños cuerpos siempre en acción se aúnan al de las líneas del cuadro.

Dibujos en cuya soltura del trazo y esquematización de las formas atrapa la esencia del movimiento. Ese instante en el que una madre vuelve el rostro ante alguien que la llama pero no pierde el paso, no paran los niños que se agarran de su mano.

Captado el instante, una imagen, una escena y permite el pintor desvelarnos las decenas de movimientos que encierra. Jorge Rando es capaz de ahondar y bucear en la naturaleza humana y trasladarla al lenguaje del lienzo con su inconfundible sensibilidad artística. Se adentra en el ser humano con la fuerza expresiva del trazo y el dominio del color, en esta ocasión con gran protagonismo del azul en el fondo y el negro en la línea. 

Transitamos por sus juegos, nos paramos en una de sus obras que cuelga como ‘un verso suelto’ para culminar en su otra infancia, la que no le permite olvidarla, la de sus otros Niños, los expuestos en el mercado de la carne o aquellos de tonos amarillos, los de su pintura de Afrika. La del grito del hambre, la que urge al pintor a rebelarse : ¡ESTO ES TAMBIÉN UN NIÑO! 

Las sombras tienen más vida que ese niño, que no es niño, que se ha convertido en más sombra que la sombra misma. ¡DEJÉMONOS DE CONDENAS! ¡HAGÁMOS ALGO ¡¡¡ YA!!! ! Una exposición que nos invita a recorrer a través del lenguaje del movimiento esos inicios de la vida. Los Niños de Jorge Rando, poética de la infancia.