sábado, 26 de noviembre de 2016

Vanesa Lorenzo, autora del libro “Yoga, un estilo de vida”








Julia Sáez-Angulo

              Madrid, 27.11.16 .- Modelo de pasarela, Vanesa Lorenzo encontró su bienestar en los cinco pasos del yoga y ahora ofrece su experiencia en el libro Yoga, Un estilo de vida, que publica la editorial Planeta.

              Los cinco pasos que Vanesa Lorenzo recomienda son: Despierta tu cuerpo; Cárgate de energía; Descubre la meditación; Los problemas son oportunidad, y Contempla tu belleza.

              El yoga parece ser la gran aportación de Oriente a Occidente. Una práctica milenaria que ayuda a relajarse y encontrar la tranquilidad. El libro de Vanesa Lorenzo está tan bien ilustrado que permite seguir cada uno de los ejercicios y posturas del yoga, en un in crescendo paulatino.

              Vanesa Lorenzo (Barcelona, 1977) es modelo con paso por la publicidad y el cine desde muy joven. Interesada por la moda y el diseño,  con su propia empresa, la modelo descubrío un día el yoga casi por azar, aunque ya había admirado a los youis incluso de gente madura, que tenía cuerpos delgados, ágiles y fibrados.

              El yoga ayudó a Vanesa Lorenzo a conocer mejor su propia cuerpo y sus necesidades, a alimentarlo de modo inteligente y adecuado, con menos azúcares y sin refinar alimentos, como los ofrece la naturaleza, ya que somos parte de ella. Tiene dos hijas y reconoce que la maternidad le ha hecho cambiar como le da una forma de conocimiento más cercano a la naturaleza que tanto quiere y venera.

              El cuerpo y la mente se enriquecen al mismo tiempo con el yoga, una disciplina que produce una elasticidad como la de los niños, elasticidad que el cuerpo necesita, así como librarse de tanta toxicidad que se tiene en las ciudades.

              El aforismo latino mens sana in corpore sano es esa misma realidad del yoga cicha con lengua occidental de cultura como es el latín. Más que dietas, vida sana, que exige una responsabilidad a la hora de ingerir alimentos.

              El libro de Vanesa Lorenzo Yoga, Un estilo de vida, que publica la editorial Planeta es una buena orientación y sus consejos son válidos.

Más información
www.vanesalorenzo.com

             

-->

Amparo Ruiz de Ayllón: Fiesta de clausura del Estudio y Aniversario



Amparo Ruiz de Ayllón y Jesús Muguercia



Julia Sáez-Angulo
Fotos Carlos Uralde


            Madrid, 27.11.16 .- La escultora Amparo Ruiz de Ayllón convocó a sus amigos a una fiesta de clausura de su estudio de toda una vida artística en la calle Ortega y Gasset, al tiempo que celebraba con antelación su aniversario, que tendrá lugar el próximo día 6 de diciembre, coincidiendo con el Día de la Constitución Española.

            Fueron muchos los amigos que acudieron a la fiesta y homenajearon a la escultora con regalos, poemas, canciones, baile de sevillanas, tango del Tato y elogios. El fotógrafo Carlos Uralde hizo la crónica gráfica del evento.

            El poeta cubano Jesús Muguercia leyó poemas en honor de Amparo Ruiz de Ayllón, entre ellos el titulado “Piedra” y ella recitó igualmente un poema titulado “Mientes”. De fondo rasgueado de guitarra de José Luis Pardo.



Profesor Mercury, Mary y Tato

            No faltaron Antonio de Ávila y Lola Saelices; Héctor Delgdado y Anastasia, Mercedes Ballesteros y Pablo Reviriego, Rosa Moreno de Castro y Leopoldo, Mundi, que baila sevillanas como nadie, Pepa Díaz Elvira y Pedro García Molano, Ana Miranda… Pintores, escultores, grabadores.. todos colegas y amigos de Amparo Ruiz que estaba radiante con su vestido negro de flecos, que no era precisamente el de las diseñadoras Vacas Flacas. El navarro profesor Mércury cantó entre otras cosas una jota.

            Amparo Ruiz de Ayllon participa en la exposición colectiva Constitución y Libertad, que se inaugura en el Museo Adolfo Suarez y la Transición en Cebreros (Ávila) el próximo día 1 de diciembre a las 17,30, bajo el comisariado de Julio Mendoza.

Escultura de Amaparo Ruiz de Ayllón

            La escultura de Amparo Ruiz de Ayllón (Ayllón, Soria, 1959 en piedra arenisca o de Salamanca, representa en su mayoría cabezas y rostros de mujer, en algunos casos verdaderos autorretratos. La escultora ha investigado recientemente con nuevos materiales como papel de embalaje, rugoso, hojas de árboles, etc.



Tato y Rosa Moreno de Castro

Exposición Pintura y Perceptrónica. El Greco, Ignacio Gómez de Liaño y Guillermo Searle, muestra que saca a la luz un proyecto perdido




Ignacio Gómez de Liaño


L.M.A.


La Galería José de la Mano se complace en presentar, a partir del 30 de noviembre, la exposición Pintura y Perceptrónica. El Greco, Ignacio Gómez de Liaño y Guillermo Searle, muestra que saca a la luz un proyecto perdido durante más de cuatro décadas, felizmente rescatado ahora para el público madrileño. Se trata de una interesantísima recuperación histórica que continúa la línea de trabajo que la Galería José de la Mano viene realizando en la reivindicación del legado de la abstracción geométrica y el primer arte cibernético producido en España, en el contexto del Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid (CCUM).

En el año 1970 Ignacio Gómez de Liaño (Madrid, 1946) planteó en el Centro de Cálculo como tema de investigación la elaboración de una gramática capaz de generar y analizar los patios platerescos, modalidad arquitectónica característica de España que se desarrolla en la primera mitad del XVI. Ese proyecto de investigación tenía su base en estudios suyos relativos a la lingüística. En el curso de 1968-1969 ─el último de su carrera ─, se había trasladado a Cambridge, donde estableció contacto con el Departamento de Lingüística de la Universidad y se relacionó con el profesor holandés Pieter A.M. Seuren y con el propio Noam Chomsky. En esos años también se dedicó de forma especial a la estética. Conocía bien la de Max Bense –al que conoció personalmente en Londres en 1968 durante la inauguración de la exposición Cybernetic Serendipity sobre «arte y computadora», que tuvo lugar en el I.C.A. –, que utilizaba la teoría matemática de la información para elaborar su teoría estética, de forma paralela a como lo hacía el profesor Abraham Moles. Sobre estética y teoría matemática de la información versaría su tesis de Licenciatura.


En el Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid, al que se incorporó en el curso de 1969-70 y en el que coordinó, en el curso 1970-71, el Seminario de Generación Automática de Formas Plásticas, pensó que podría aplicar la teoría en que se basaban las gramáticas generativo-transformacionales a la pintura y, para llevar a cabo su plan de investigación, eligió el Apostolado de El Greco de Toledo. Su idea inicial era elaborar una gramática capaz de generar las doce figuras de los Apóstoles y la del Salvador a partir de ciertas estructuras profundas de índole geométrico-cromática empleando para ello las transformaciones lógicas oportunas. Al final, decidió que ese proyecto tenía una aplicación más adecuada en el campo de la arquitectura ─y así se puso a elaborar la gramática generativa de los patios platerescos─ y que el Apostolado de El Greco podía servirle para otro trabajo que le parecía más estético y que, además, iba al centro de gravedad de una ciencia entonces incipiente, la perceptrónica.
Su investigación tenía como objetivo determinar el momento en que las figuras de los Apóstoles y del Salvador dejan de ser reconocibles en el proceso, geométrico-matemáticamente regulado, de neutralizar la información contenida en la retícula cartesiana dentro de la cual se había inscrito cada figura. La parte informática de ese trabajo la realizó Guillermo Searle, que en ese tiempo estudiaba la carrera de Arquitectura y que aplicaría su idea relativa a los Apóstoles de El Greco a la Maja desnuda de Goya.
De ese modo, vinieron a dar a luz la primera muestra de lo que muchos años después se llamaría pixelización, procedimiento utilizado por los medios de comunicación visual cuando quieren hacer irreconocible una fisonomía. El interés específicamente estético de la investigación estaba en que, de alguna manera, los Apóstoles pintados por El Greco, tan personales y espirituales, se transformaban en cuadros, tan impersonales y sin embargo también tan espirituales, de estilo Mondrian, si es que no en la pura abstracción de la geometría. O sea, en formas desprovistas de fisonomía e identidad apostólica aparente, pero dotadas de la armonía propia de las composiciones geométricas.
La realización con la impresora del CCUM de las figuras apostólicas y del Salvador en las cinco fases de su despliegue neutralizador fue expuesta, entre otros sitios, en los Encuentros de Pamplona (junio de 1972). Al año siguiente apareció en el Boletín del Centro de Cálculo (nº 22, marzo 1973, pp. 73-93) un escrito con el título de «Pintura y perceptrónica», firmado por Ignacio Gómez de Liaño y Guillermo Searle, en el que daban cuenta de esa investigación y de sus resultados plásticos; escrito que se reproduciría posteriormente en varios libros.


-->
Recientemente (marzo-junio de 2016), en la exposición que el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza ha dedicado a sus experimentaciones poéticas de entonces con el título de Ibiza 1972. Los juegos del Espinario, se ha vuelto a presentar esta obra que pretendía elevar el Apostolado de El Greco a los altares tecnológicos más avanzados, y aún audaces, de la época.


Antonio Colinas: “El poeta sigue una voz y ha de evitar los cantos de sirena”.



Antonio Colinas en Palacio Real



Julia Sáez-Angulo


            Antonio Colinas es el ganador del  XXV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y ha presentado la publicación de su antología Lumbres, editada por la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional. Se ha presentado en el Salón de Mayordomía del Palacio Real de Madrid. El libro lleva una introducción de María Sánchez-Perez y Antonio Sánchez Zamarreño. La primera estuvo presente en Palacio Real y glosó la obra del escritor.

            El libro lleva una serie de fotografías en blanco y negro que dan cuenta de la biografía familiar y literaria del escritor. El autor ha sido viajero por el Mediterráneo, Hispanoamérica, “donde la poesía es algo vivo en la calle”, pero también ha viajado a Corea, China e India. Ha estado en universidades de Alemania e Italia y allí donde le reclaman porque hay tesis doctorales sobre su poesía.

            Uno de los poetas más valorados del panorama literario español, Antonio Colinas (La Bañeza, León, 1946), residente en Salamanca,  se mostró agradecido por el premio que le llega a los 70 años y a los 50 de su trayectoria profesional. Recordó que en la adolescencia “el poeta sigue una voz y ha de evitar los cantos de sirena”. Subrayó que “lo clásico es la palabra en el tiempo que no pasa” o que sus maestros fueron Vicente Aleixandre en lo poético y María Zambrano en el pensamiento.

            El poeta premiado siguió un criterio emocional más que de tendencias estéticas a la hora de hacer la antología Lumbres, según su propia confesión. Su poesía tiene partes emocional, meditativa y humanística.

            Colinas declaró también que el premio Nobel 2016 a Bob Dylan “no se adapta a la idea del Nobel que yo tengo” y al mismo tiempo que “echo de menos los juglares”. Respecto a la poesía de los jóvenes de hoy, la encuentra menos encorsetada y más libre que en el pasado reciente.