martes, 8 de agosto de 2017

Julia Sáez-Angulo y María Rosa Cervera: Conferencias en el XIV Seminario Internacional Cervera – Jordà en Lleida



Josep Comes, Teresina Jordà y Julia Sáez-Angulo

Intervinientes en el acto

L.M.A.
Fotos: Mercè Parés y Ollés


            09/08/17.- LLEIDA .- La crítica de arte Julia Sáez-Angulo, miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte, AECA/Spain, ha pronunciado una conferencia en el Aula Magna del Instituto de Estudios Ilerdenses, edificio gótico-plateresco del siglo XV-XVI situado en el antiguo hospital de Santa María. “Cela y los artistas en  Papeles de Son Armadans”. El acto se inscribe dentro del XIV Seminario Internacional de posgrado Cervera – Jordà que, dirigido por la pianista y musicóloga Teresina Jordà tiene lugar en Lleida durante el mes de agosto de 2017, en colaboración los Armats de Lleida, presidido por Josep Comes.

            Seguidamente intervino la arquitecta María Rosa Cervera, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares, que disertó sobre “Arquitectura y Naturaleza”, toda una lección magistral sobre como aprender de la naturaleza para mejorar en la creatividad y en la biotecnología arquitectónica de la arquitectura. La conferencia fue ilustrada con bellas imágenes de edificios levantados principalmente en China. Terminó citando a Gandhi: “Sé tú el cambio que quieres para el mundo”
           
            Tras las conferencias tuvo lugar un concierto en el que intervinieron distintos músicos participantes en el Seminario: el dúo Marta Mesalles y Silvia Rufach, al piano y violín respectivamente;  José Enrique Velasco, al piano; María Rosa Cervera, al piano; los guitarristas Jorge y Omar; David Jordà, con Improvisaciones, al piano, y finalmente Teresina  Jordà y Pablo Rueda que, entre otras piezas, interpretaron en un dúo d piano la “Elegía a Pepita Cervera”, compuesta por Jesús Rodríguez Picó.

            Entre los asistentes al acto: Joan-Ramón González, presidente de los Amigos de la Seu Vella; Parmira Reus, escultora del textil; Àngels Molpeceres Martí, experta conferenciante en Historia de la Música Clásica; la economista Mercè Carrera…
            Los integrantes del Seminario fueron recibidos en la mañana por el alcalde de Lleida en funciones  Xavier Rodamilans, que les hizo entrega de un grabado con la reproducción del retablo gótico de La Paeria, que representa a la Virgen de los Paers (alcaldes).




Mercè Parés, Àngels Molpeceres; Jesús Rodríguez Picó y esposa, Teresina Jordà y Josep Comes

Picasso y Miró en “Papeles de Son Armadans”

            La conferenciante Sáez-Angulo hizo un repaso de la relación de cela con los artistas visuales en la revista Papeles de Son Armadans, que el escritor dirigió de 1956 a 1979 y se detuvo especialmente en las relaciones con Pablo Picasso y Joan Miró:

            “CJC mantuvo amistad o contactos puntuales con artistas visuales importantes como Pablo Picasso,  Joan Miró, Antonio Mingote, Perellón  o Rafael Zabaleta, entre otros, de la que dan buena cuenta las biografías de CJC por su hijo y, de modo quizás más objetivo, las dos de Francisco García Marquina en 2005 y 2016. El escritor tuvo siempre un empeño en conocer y tratar a aquellos personajes relevantes de la cultura dentro y fuera de España, lo mismo para entrar en la RAE, que para conseguir colaboraciones en su revista Papeles de Son Armadans (1956 – 1979 -23 años-), verdadero anzuelo para lograr esos contactos de altura con los que compartía foto y una botella de anís Machaquito, que hacía firmar al entrevistado para sus colecciones de botellas firmadas por ilustres. La revista Papeles de Son Armadans alcanzó 276 números, e hicieron portada en ella numerosos autores, entre ellos Joan Miró, por ejemplo, para el número 57. En Papeles de Son Armadans CJC invitó a colaborar a numerosos escritores y artistas del exilio español, algo que merece resaltarse como audacia y generosidad del editor de Iria Flavia en Mallorca.

            En paralelo a la revista, estaban los trabajos de editor de CJC, donde también colaboraban los artistas plásticos. Entre las ediciones más destacables figuran los títulos: Dibujos y escritos de Picasso, Dibujos y litografías de Joan Miró (en la colección Juan de Juanes) y Trozo de piel, con dibujos de CJC y textos de Picasso, en este último caso, accediendo a la petición del pintor malagueño de invertir los papeles respectivos de escritor y pintor. Reto al que CJC accedió encantado.

            CJC entró en contacto con Picasso en su casa de La Californie, Cannes, en 1958, donde lo visitó y le llevó una botella de anís Machaquito, que bebieron juntos. Después Cela escribió así sobre el pintor malagueño en el texto titulado “El viejo picador” para el número 49 de Papeles de Son Armadans (1960): “Pablo Picasso tiene planta de viejo picador de toros retirado (…) Picasso vive en La Californienne, una casa destartalada y solemne (…) el jardín de La Californienne tiene un aire gastado de noble y bien llevada decadencia (…) Picasso va de pantalón corto y lleva una camisa de color salmón (…) calza sandalias viejas, escotadas, descoloridas”.

            De Picasso, al que admiró siempre por su energía y éxito, Cela se quedó, entre otras cosas, con la idea de que la juventud, más que una cuestión de edad, era una actitud del ánimo: “Desengáñate Camilo: cuando uno es joven lo es para toda la vida”. También aprendió de él su filosofía de no romper nada, si bien situarlo en su fecha de factura. El escritor premio Nobel utilizó como ex-libris un simpático dibujo de Picasso que representaba una figura aparentemente femenina con una publicación en las manos, que llevaba en su exterior la leyenda Un libro y toda la soledad. Soy de C.J.C.

            Siempre hubo buena sintonía entre Picasso y CJC durante sus distintos encuentros y trabajos en común.

            El escritor hizo  varios viajes para visitar a Picasso, siempre acompañado de alguna persona de su confianza. Cuando lo hizo a Mougins para retirar una punta seca que el pintor malagueño había hecho para la edición de Gavilla de fábulas sin amor, le acompañó el grabador Jaume Pla, que presenció la anécdota del intercambio de mechero de oro por parte de CJC, y un grabado con el dibujo de una ninfa, por el de Picasso. Otros acompañantes fueron Cesáreo Rodríguez Aguilera, jurista que residía en Barcelona o J.M. Moreno Galván.

            Camilo quiso que Picasso volviera a España, al ver la nostalgia que tenía el pintor de su propio país. Habló con algunas autoridades del régimen (Cela era amigo del ministro Manuel Fraga Iribarne y sobe todo, de su cuñado Carlos Robles Piquer) y trató de que Picasso viajara, primero a Mallorca, lejos de los centros políticos neurálgicos de Madrid o a Barcelona, como se había hecho antes con Miró. El crítico de arte J.M. Moreno Galván actuó también en favor del regreso de Picasso, pero no cuajó. Sabedora el asunto, la izquierda comunista y el exilio español maniobraron para que Picasso no regresara a España, y se atuviera a lo que el artista había anunciado anteriormente de que no volvería hasta la muerte de Franco.

             “Picasso decía que en el arte solo tiene interés abrir nuevos caminos y así lo he entendido yo: el escritor debe abrir nuevos horizontes y tener las tres facultades del alma: la memoria, el entendimiento y la voluntad”, manifestó CJC en varias ocasiones. Ciertamente en la obra de Cela hay arte, plasticidad y música.

Con Joan Miró
            CJC se inventó una entrevista apócrifa con Joan Miró, como género periodístico lúdico reconocido. El género requiere una maestría en el buen conocimiento del “entrevistado”, como tenía Cela de Miró; de hecho el pintor mallorquín quedó encantado con la falsa entrevista. Con Miró coincidió en una fiesta que se dio en su honor en el jardín de los Caubet en Mallorca.
           
            Es célebre la anécdota del falso Miró, propiedad de Camilo, que el propio Cela apuñaló en 1972, cuando supo que el cuadro del pintor mallorquín era falso, si bien después el propio Miró lo retocó y autentificó, pese a que la tela estaba rasgada. El pintor escribió al dorso: “En recuerdo de una falsa tela apuñalada que dio nacimiento a una obra auténtica. A C.J. Cela, su amigo Miró, 23/VIII/72. El título de “Miró rasgado” era elocuente y ganó con la anécdota; el cuadro se hizo leyenda, como muchas cosas de las que tocaba el escritor gallego. Hoy el cuadro figura en una colección italiana. La duda que queda en el aire es si CJC conocía la falsedad del cuadro que le llegó de Manuel Viola, o se sorprendió al comprobar efectivamente que era falso en presencia del pintor. Yo me inclino por lo primero.

            Algunos críticos de arte como Cesáreo Rodríguez Aguilera y José María Moreno Galván conocieron y se entrevistaron con Picasso a través de CJC, que visitaba al pintor acompañado siempre de otras personas. El primero, Rodríguez Aguilera, lo hizo, además de con CJC, junto al poeta y traductor Anthony Karrigan. Moreno Galván, miembro del  partido comunista en la clandestinidad, colaboró con Cela en su revista Papeles de Son Armadans. García Marquina cuenta en la biografía del Nobel como En octubre de 1971 Cela figuró (por delegación de Dionisio Ridruejo) en una carta colectiva de 301 firmantes (más de 118 adhesiones) dirigida al ministro de Información por la prohibición del homenaje a Picasso en la Universidad de Madrid, para “denunciar tan lamentable atropello a la libertad de expresión y a la cultura” y pedir la remisión de la multa y la libertad del escritor y crítico de arte José María Moreno Galván y demás detenidos”.

            CJC trató de entrar en contacto cercano con el pintor Salvador Dalí, pero este nunca le respondió. El escritor Max Aub le había enviado un texto en el que llamaba a Dalí “hijo de puta” y aunque Cela quiso arreglarlo diciendo que esa expresión era coloquial y no tenía su sentido literal en castellano, Dalí no contestó.  Ambos, Cela y Dalí, narcisistas natos, no sé si se hubieran entendido y lo intuían de antemano. Ambos compartían el mismo desmedido afán de protagonismo y el  deseo de figurar y epatar, pese a ser genios en su campo. Su mercadotecnia personal fue excelente para difundir su obra”.


5 comentarios:

Anónimo dijo...


JULIA:
Veo que, una vez más, con erudición y "savoire faire" enriqueces cuanto acto presume de tu nombre entre sus colaboradores. !Enhorabuena!.
Ramón

Mari Àngels Molpeceres dijo...

Una velada extraordinaria por la gran intervención de dos grandisimas y expertas Oradoras Que Sobre Camilo José Cela la sra Julia Sainz nos describió de la vida y obra del Premio Nobel .Y la Sra Maria Rosa Cervera Arquitecta nos brindo una exposición de su trabajo en construcción de grandes edificios basàndose en la Naturaleza que fuè toda revelación y una maravilla ver y escucharla Despues música de alumno de la Sra Teresina Jordà y una música compuesta por Sr Rodriquez Picó homenaje a Doña Pepita Cervera .Una tarde-noche realmente inolvidable
Maria Angels Molpeceres

Mari Àngels Molpeceres dijo...

Ayer tuve la suerte de ir al Seminario Cervera -Jordà esta vez como invitada
los últimos tres años como conferenciante de Música Clásica. El programa de ayer fuè realmente "espectacular "ademàs de la música que siempre està presente gracias a los alumnos e la magnifica pianista Teresina Jordà .La Sra Julia Sàez nos dio una conferencia sobre la vida y hechos del Escritor y Premio Nobel Don Camilo José Cela Que ella misma por motivos de tiempo no pudo ser lo extensa que por sus conocimientos hubiera sido .Fue una maravilla.
La otra conferenciante ,que aemàs nos deleitò con dos piezas al piano de Chopin.La sra M Rosa Cervera ,Arquitecta ,realmente nos llevó a un mundo futurista que ya existe y fue una experiencia que todos recordaremos.Basàndose en la Naturaleza nos enseñó unas construcciones increíbles Fue una experiencia Inolvidable Un fuerte abrazo y toda mi admiración.
Maria Angels Molpeceres

Unknown dijo...

Amiga Julia, siempre dejas huella allá por donde pasas. Es un honortenerte con nosotros,
Gracias y un beso May

Marciano Ortega dijo...

Encantado Julia por la información y enseñarnos. Gracias por acercarnos a estos ilustres personajes.