viernes, 7 de abril de 2017

Espido Freire, Talento y escritura para narrar la novela “Llamadme Alejandra” , sobre la última zarina






 Espido Freire


Julia Sáez-Angulo


            No se le ha ido el aire de niña lista, algo resabiada, a Espido Freire, que tiene talento y bella escritura para narrar la novela Llamadme Alejandra, premio Azorín 2017, fallado en Alicante. Novela que narra la vida de la última zarina en Rusia. Una narración bien documentada y llevada a buen ritmo, donde la autora entra de lleno en el personaje y su época para contar la historia interior y exterior del personaje protagonista.

            La novela, publicada por la editorial Planeta, fue presentada en Madrid, en medio de un dialogo intenso del escritor Javier Sierra con la escritora,  que tiene verbo y comunicación para abrumar a cualquiera. Espido Freire (Bilbao, 1974) llevaba unos cuantos años sin presentar novela, afectada por cierta depresión, pero “sin dejar de trabajar en otras cosas durante este tiempo”, declaró.

            Durante la presentación resaltó el dolor de la zarina Alejandra, por la hemofilia de su hijo, heredero del zar, sus buenas virtudes domésticas como madre y esposa, no siempre valoradas por la opinión masculina o la opinión pública exterior de Rusia que no la amaba  y culpaba de muchas cosas en tiempos difíciles del anarquismo, que obligaba a los zares a vivir en sus “jaulas de oro”.

            La autora de Llamadme Alejandra –el título es muy común- dice que sabe del dolor y del sentido de la violencia, porque ha vivido en el País Vasco, donde esta última era habitual en la vida cotidiana y había que hacerse a convivir con ella, sabiendo que la misma vida podía irse en el segundo siguiente por un atentado.

            Preguntada por si algún día narraría esa vida de violencia de ETA en el País Vasco que ella bien conoció, declaró que no lo descarta en un futuro, si bien se ve joven y necesitaría un poco más de distancia para hacerlo. 

            El personaje de Rasputín es clave igualmente en la vida de la zarina Alejandra, un eremita del siglo XX con gran poder psicológico y sanador, casi mágico, capaz de dominar la corte de los zares. Personaje muy potente, capaz de acaparar él solo una novela, pero Espido Freire quiso concentrarse en la protagonista Alejandra, que tuvo gran influencia en su esposo el zar Nicolás, un buen hombre, pero incapaz de gobernar un imperio.

            El destino parece planear sobre la familia de los Romanov, que la escritora vasca ha investigado a fondo, introduciéndose en los palacios rusos sin haberlos visitado para no dejarse llevar por el contraste de la realidad actual y el mito del pasado.


-->
            Los ejércitos Banco y Rojo de la Rusia de primeros del XX manejaron los últimos días de la familia de los zares. Alejandra y Nicolás fueron fusilados por los revolucionarios en una crimen que dejó un capítulo sangriento inolvidable en la historia. Alejandra, descendiente de la reina Victoria de Inglaterra siguió ese destino implacable de los zares y su vida ha dado lugar a biografías, novelas y películas.


EL LIBRO

Antes de la Revolución
Julio de 1918. Hace ocho meses que los bolcheviques han tomado el poder en Rusia. Pero su revolución no está consolidada. El mes anterior ha comenzado una guerra civil entre los revolucionarios y los llamados rusos blancos, los partidarios del viejo régimen. Estos, de momento, les van ganando terreno a los rojos. El zar Nicolás II, que, forzado por las circunstancias, abdicó en marzo del año anterior, es prisionero de los bolcheviques, junto con su familia, su mujer y sus cinco hijos. La familia imperial no sabe qué destino les aguarda. Sueñan con que les dejen instalarse en algún lugar, dentro o fuera de Rusia, en el que vivir tranquila y modestamente; pero la violencia con que se está conduciendo la revolución ensombrece esa esperanza. Un día les ordenan que recojan sus pertenencias a toda prisa porque van a ser trasladados.

Así empieza esta novela, narrada en primera persona por la última zarina de Rusia, la princesa Alix, nieta de la reina Victoria, que en Rusia, al casarse con Nicolás, ha tomado el nombre de Alejandra Feodorovna:


“Nos han despertado en mitad de la noche a gritos porque nos espera un nuevo viaje. Nicolás se ha levantado, ha abierto la puerta y a través de ella, semicerrada (yo aún en camisón, el Nene asustado y confuso), ha hablado con el comisario Yurovski.

“Las Siete Palabras de Cristo en la Cruz”, meditación y concierto en la iglesia de El Carmen de Madrid


Dos coros dirigidos por Juan Vida


Julia Sáez-Angulo

            “Las Siete Palabras de Cristo en la Cruz”, una meditación de monseñor Carlos Osoro Sierra, cardenal y arzobispo de Madrid y concierto de Cesar Franck, dirigido por Juan Vida Romeu ha tenido lugar en la iglesia de El Carmen de Madrid. Sesenta voces componían el coro formado por la Agrupación Coral “El Madroño”  y la Coral Jácara. El acto estuvo muy concurrido.

            Monseñor Osoro fue comentando en medio del silencio. las Siete Palabras de Cristo en la Cruz, y entre cada una de ellas intervenía el coro, con actuación de la soprano Marta Toba, el tenor Gonzalo Terán, el barítono José Antonio Carril y la organista Susana Otal García-Leoz.

            Cesar-Auguste Franck (Lieja, Bélgica, 1822 – París, 1890) fue compositor, organista y pedagogo belga, naturalizado francés. Aunque reconocido como uno de los más destacados intérpretes de órgano de su tiempo, su aceptación como compositor fue tardía. Su primera obra importante fue Ruth (1845).

            Las “Siete Palabras de Cristo en la Cruz”, se edito por primera vez 90 años después de la muerte de Cesar Franck. Se desconocía la existencia de esta partitura hasta el año 1955, cuando la bibioteca de la Universidad de Lieja, ciudad natal de Franck, compró el manuscrito autógrafo, que anteriormente se conservó en una colección privada. Parece que fue concebida para un oficio religioso.

            Monseñor Carlos Osoro Sierra (Castañeda, Cantabria, 1945) es cardenal, arzobispo de Madrid y ordinario para fieles de rito oriental de España. Fue nombrado cardenal por el papa Francisco en 2014. Ha publicado diversos textos pastorales y libros, entre ellos: A la Igelsia que amo (1989); Cartas desde la Fe (1995); Siguiendo las huellas de Pedro Poveda (2003) o Ahí tienes a tu madre (2005).

            Juan Vida Romeu (Masdesberguer, Tarragoa, 1962) estudió en el Conservatorio de Tortosa y actualmente reside en Madrid. Ha dirigido varias orquestas y coros en su trayectoria profesional, ha colaborado con TVE y ha sido invitado a diversos festivales internacionales. Ha obtenido el premio del Teatro Bellas Artes como Director Musical Sinfónico. Toca el piano y el saxo. En la actualidad es director de cinco corales en la Comunidad de Madrid.


Juan Vida Romeu, director de Orquesta


-->
            

Miguel Gutiérrez García, autor del poemario elegíaco “Los rasgos de tu cara”





 Miguel Gutierrez, centro, en el homenaje a Tabasco


Julia Sáez-Angulo


            El escritor Miguel Gutiérrez García es el autor del poemario Los rasgos de tu cara, publicado en ediciones Vitruvio, dentro de la colección Baños del Carmen. Tres poemarios y una biografía sobre Félix Tabaco preceden a este reciente libro.

            Los rasgos de tu cara es un poemario elegíaco sobre la ausencia del ser querido, en el que se habla de cenizas y pavesas, con la imposibilidad de levantar el fuego. Mas, aunque lo pretenda con el fuelle/ de mis suspiros,/ el fuego que está muerto,/ a pesar de mi soplo, ya no arde”.

            Miguel Gutiérrez García (Cartagena. Murcia, 1931) reside en Madrid, después de haberlo hecho en diversas ciudades españolas. Entre sus obras publicadas: Lo que importa es vivir, Tardes del otoño viejo y cantos para una ausencia.

            Desde tu muerte/ he escrito solamente sobre ti./ No he podido encontrar otro argumento, dicen otros versos elegíacos del poeta. El propio autor lo explica en su introducción:

            “La poesía que ha quedado encerrada en este libro tiene gres discursos: la soledad apremiando un cuerpo desnortado; el amor que vive aún en la ausencia del ser querido, y la muerte, la última y definitiva estancia a la que ha de llegar el hombre”. El poemario va siguiendo esos discursos entres partes


            Leyendo estos versos de Miguel Gutiérrez García se llega a esa afirmación de que el amor es más fuerte que la muerte. Unos 40 poemas que no dejan de lamentar la ausencia del ser amado y llorar su ausencia.


"Dos puertas", pintura de Tabasco